GPM Remote Commissioning Service_Man with glasses

GreenPowerMonitor potencia su servicio de puesta en marcha en remoto en respuesta a la emergencia sanitaria provocada por el CONVID-19

GPM Remote Commissioning Service_Man with glasses

Con las fronteras cerradas y los viajes restringidos por motivos de seguridad, GreenPowerMonitor decide transformar lo que podría ser una limitación, en una oportunidad para acelerar la transición digital, potenciando entre sus clientes el servicio de puesta en marcha en remoto.

Generalmente, el proceso de puesta en marcha se relaciona con la solución local GPM SCADA, puesto que incluye la instalación de un hardware en planta que realizan los expertos ingenieros de GPM.

Durante la puesta en marcha, entre otras cosas, se debe corregir el cableado de los dispositivos que se deben monitorizar en el gabinete de GPM, verificar la potencia o garantizar que se obtengan datos de todos los elementos que el cliente necesita monitorizar.

 

Elementos imprescindibles

Para garantizar que la puesta en marcha en remoto sea exitosa, se han realizado algunas acciones:

- Pre-programación: envío de todos los elementos con configuraciones y herramientas avanzadas para que solo se necesiten conexiones físicas.

- Documentación: Preparación de una documentación clara e instrucciones detalladas con infografías que describan y muestren todas las conexiones para verificar y comprobar en planta.

- Recursos gráficos: Planos actualizados y pautas de instalación mejoradas para cada conexión.

- Estandarización: Cualquier persona encargada de verificar la calidad de los datos registrados trabajará con la herramienta de pruebas de instalación de campo de GPM.

- Verificación previa de todas las conexiones de forma minuciosa a través de pruebas fotográficas y videos.

- Soporte audiovisual continuo y en tiempo real.

 

Las claves del éxito y su futuro

El servicio de puesta en marcha en remoto tiene muchas ventajas, entre las que cabe destacar la reducción de costes y disminución de tiempos. Al eliminar los desplazamientos, existe una mayor disponibilidad técnica y los ingenieros y técnicos pueden dedicar más recursos a las sesiones remotas.

En los último dos meses, el equipo de GPM ha realizado un total de 35 puestas en marcha en todo el mundo, lo que ha supuesto un éxito compartido entre empresa y clientes. Un dato que, además, ha puesto de manifiesto la capacidad de la compañía para adaptarse con rapidez y mantener el desarrollo de los proyectos sin retrasos.

Wade Lai, ingeniero de proyectos de ConCom Renewable Energy Taiwán, afirma sobre nuestro servicio de puesta en marcha en remota:

“Gracias por la puesta en marcha y la configuración. Tenemos una muy buena experiencia en relación con estos servicios. Cada vez que hemos necesitado ayuda, GPM nos ha proporcionado asesoramiento inmediato y de forma profesional”.

 Carlos Pacheco, COO de GPM

“Nuestra intención es ofrecer la puesta en marcha en remoto como un servicio regular, una vez que termine la crisis provocada por el Covid-19. La digitalización es uno de los cuatro verticales estratégicos sobre los que trabaja GPM. Por eso, nos preparamos para aumentar la eficiencia del servicio y ofrecer las últimas tecnologías a todos los clientes y durante toda la vida útil del activo. Las puesta en marcha en remoto han llegado para quedarse y formarán parte de la nueva normalidad”.

david